la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 20 de mayo de 2018

Mi articulo sobre Ramón Vila / por J.A. del Moral


RAMÓN VILA

A petición de muchos lectores, procedo a publicar el articulo que escribí sobre Ramón Vila en el Programa Oficial de la Plaza de la Real Maestranza de Sevilla correspondiente la la penúltima corrida de la pasada Feria de Abril

Ramón lo leyó y al día siguiente de su publicación me llamó para darme las gracias muy emocionado. Fue la última vez que hablé con él

Mi articulo sobre Ramón Vila

Apenas asisto a los actos sociales que, sobre todo, en Sevilla, Madrid y Bilbao tienen lugar mientras duran sus respectivas ferias y, más concretamente, en Sevilla durante la semana anterior a las corridas seguidas.
La última vez fui a uno de los actos que nunca falté: La entrega de los trofeos al mejor quite artístico y al más oportuno – yo le llamaría “salvador” – que llevan los nombres de Ramón Vila – tantísimos años al frente de la enfermería de la Plaza de la Real Maestranza – y el de su señor padre, antecesor en la misma misión.

Los médicos que llamamos “de los toreros” son personas muy queridas y admiradas en las ciudades donde hay plazas de toros y ferias. Conozco a varios. Sobre todo a los doctores García Padrós de Madrid y al doctor Bourio de Bilbao y, no digamos, a Ramón Vila con quien me una antigua amistad. Prácticamente desde que éramos niños cuando yo vivía largas temporadas en Carrión de los Céspedes  en donde un tío mío fue durante muchos años el médico del pueblo.

Cuando Ramón fue nombrado Jefe de la Enfermería de la Plaza de La Real Maestranza, nuestra amistad acrecentó desde que ejerzo la crítica taurina en no pocos medios, tanto en la literatura – Ramón presentó varios de mis libros- como en prensa, radio y televisión. Más de cincuenta años sin pausa ni descanso y lo que me queda…

Creo que Ramón Vila es, quizá y sin quizá, el más importante y popular de todos sus colegas. Me honro en gozar de su amistad y, sobre todo, por la circunstancia de ser, como Ramón, íntimo amigo de Francisco Rivera Paquirri con lo que ello supuso de mutuas cercanías, alegrías, penas, miedos  y sentimientos vividos muy cerca del gran torero que fue Paquirri hasta que Dios quiso llevárselo a su Gloria tras haber vivido Paco la mayor gloria que se puede gozar en el toreo…

Paquirri y Vila, en un tentadero.

Por la gran afición que nos unió y por lo de tan cerca que he conocido a Ramón, de su personalidad y por encima de su gran valía profesional, destaco su gran corazón, su capacidad de trasmitir a los demás sus íntimos sentimientos, su alegría indeclinable, su simpático tesón, su bondad personal y en definitiva por ser uno de los muy pocos seres a los que podemos llamar “donantes universales”.

Ya no ejerce en la enfermería maestrante. Pero Ramón sigue allí, en su burladero cada tarde que hay toros en la Maestranza, y continúa emocionándose y emocionándonos por su manera de ver y de hacerse presente en esos momentos que de su alma brotan sus mejores sentimientos.

El doctor Ramón Vila en la Maestranza durante la Feria de Sevilla.


Que Dios te guarde, querido Ramón. En esta foto “ya lo llevabas” en tu cara

NOTICIA RELACIONADA