la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

viernes, 4 de mayo de 2018

¿A dónde vas Sevilla? / por Ricardo Díaz-Manresa

Hubo pocos discrepantes para el indulto de “Orgullito” (la euforia lo tapó todo) y no hubo petición de rabo para El Juli.

  • No puedes aceptar que bastantes toros no se piquen y transigir con dos picotazos sin más, lo que ha ocurrido varias veces.
  • Y dejar que se lidien algunos sin fuerza, pitones y presencia.
  • Ni tampoco que te dé igual , plaza de Sevilla, que la espada caiga bien o mal, delante o detrás, arriba o abajo.


¿A dónde vas Sevilla? Artículo de Ricardo Díaz-Manresa

Feria de Sevilla 2018 con rosas y espinas. Entre las rosas, repetiré lo que más se sigue recordando, con momentos brillantes y/o emocionantes.

El gran día del toro Orgullito de Garcigrande y las cuatro orejas del Juli y la Puerta del Príncipe de ese día, la única del ciclo.

Y un excelente trasteo de Julián en su segunda actuación.

Y una muy buena faena de Manzanares.

Y dos de muy buen nivel de Talavante.

Y las llamadas de atención de Pepe Moral y Pablo Aguado.

Y algunas faenas más premiadas con oreja con más o menos argumento.

Y la plaza preciosa en tres tardes de “No hay localidades para hoy”

Y ese marco incomparable que es La Maestranza

Pero también en esta feria de Sevilla del 2018 he observado nuevas costumbres, o no tan nuevas, de la afición de la Maestranza. Y voy, como siempre que puedo, a reflejar los hechos y guardarme mis opiniones.

Y que nadie olvide que Sevilla y Madrid son y deben seguir siendo dos ejemplos para el toreo en todo el mundo. Los más importantes y naturalmente no pueden bajar la guardia y dejar de mostrar cómo se hacen las cosas.

Y por eso pregunto:

¿A dónde vas Sevilla?

Y lo pregunto porque hay cosas que hay que intentar cambiar para bien.

No puede aceptarse ya como normal ver cemento en fecha de farolillos, incluso de fiesta local y magnífico tiempo. Que mejoren los carteles.

De las 12 corridas de la feria hubo 4 entradas flojitas, 1 regular, 2 interesantes y 5, buenas o muy buenas. Más de la mitad enseñando cermento.

Y cemento el día de los rejones, aunque con frío y algo de lluvia. Antes, además, había otro festejo el domingo de feria por la mañana y con sol y había lleno.

Hay que acabar con que tu público regale orejas tras un bajonazo y tres horas de corrida.

Y que los festejos se alarguen hasta horarios larguísimos.

Y no es de recibo que se pidan trofeos sin exigencia razonable. Estamos en la Maestranza.

Y así casi obligar al presidente que desatienda la ley, petición de la mayoría, que es la mitad más uno, si considera que no debe dar el trofeo. Estamos en el Baratillo.

O que nos sorprenda negativamente ese público haciendo saludar montera en mano a banderilleros buenos igual que a los que colocan pares vulgares.

¿A dónde vas Sevilla?

No puedes aceptar que bastantes toros no se piquen y transigir con dos picotazos sin más, lo que ha ocurrido varias veces.

Y dejar que se lidien algunos sin fuerza, pitones y presencia.

Ni tampoco que te dé igual , plaza de Sevilla, que la espada caiga bien o mal, delante o detrás, arriba o abajo.

Y esto ha pasado en la feria de abril del 2018 y hay que señalarlo.

Y repetirlo porque respetamos y admiramos al máximo esta plaza y porque Sevilla sigue siendo Sevilla y tiene que seguir siéndolo. Y así debe ser.


Y dos detalles : pocos discrepantes para “Orgullito” (la euforia lo tapó todo) y no hubo petición de rabo para El Juli.