la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 10 de mayo de 2018

Barça: pío, pío, que yo sí he sido / por Juan Manuel Rodríguez




Barça: pío, pío, que yo sí he sido

La filosofía de esta (y otras) juntas directivas del Barça es la del "pío, pío, que yo no he sido". En el caso del fichaje de Neymar, que de costar primero 57 pasó luego a 85 y más tarde a 19. En el caso de la condena por fraude a Messi, promocionada, según sus palmeros, por el Estado español, llegando a implicar a un ex presidente del Gobierno, un ministro de Justicia y hasta a la Fiscalía. En el caso de la sanción de la FIFA por los fichajes de menores de edad. En el caso de la utilización del club como plataforma política. En el caso más reciente de la insistente y bobalicona petición del Bernabéu como sede de la final de Copa, acusando al Real Madrid, que es el club que, de largo, más veces ha prestado su estadio, de no ser deportivo. Incluso en el caso del pasillo, que no hizo el Barça al Madrid y que, desde Barcelona, se insiste machaconamente a la hora de repetir que quien rompió la cadena del fair play fue el Real. Y, lo último, el pío-pío en el caso de Griezmann, que incluso ha hecho estallar de indignación a Miguel Ángel Gil, que todos pensábamos que era un holograma.

Ayer As publica en su portada que el Real Madrid negocia con Neymar. El lunes Eduardo Inda comentaba en El Chiringuito que no sólo negociaba sino que su incorporación ya estaba hecha. El martes, en El Primer Palo, Látigo Serrano decía que el fichaje se cerró en diciembre. Pero la diferencia entre estas informaciones u otras que afecten a fichajes de futuro es que ni Relaño, ni Inda, ni Miguel Serrano son portavoces autorizados del Real Madrid ni trabajan para el club. Sus informaciones serán ciertas, no lo dudo, y seguro que Neymar llega al Madrid en junio o en julio o se anuncia su contratación antes del Mundial, pero la diferencia entre el "caso Griezmann" y cualquier otro es que Guillermo Amor sí es un portavoz cualificado del Barça y Bartomeu es, de hecho, su portavoz más cualificado, aunque probablemente no el más competente, puesto que es su presidente.

Me parece mentira tener que estar explicando estas cosas pero el hecho de que el As o el Marca o cualquier medio de comunicación publiquen una información que afecte a un futuro fichaje del Real Madrid no tiene absolutamente nada que ver con que el Real Madrid confirme públicamente que está negociando con un futbolista que tiene contrato en vigor con otro club. Y no sólo eso sino que esas negociaciones, confirmadas por el Barça, se lleven a cabo mientras el club catalán compite por todos los títulos con el propietario del delantero, que, a estas horas, que yo sepa, continúa teniendo contrato en vigor con el Atlético de Madrid. Así que sí, todos los clubes (y no sólo el Barça) planifican su futuro deportivo con tiempo y negocian mucho antes de que acabe la temporada. Y así que no, no todos los clubes (es más, no conozco el caso de ninguno) confirman en público, y por dos vías además, que esas negociaciones se están llevando a cabo porque, de lo contrario, a FIFA llegarían todos los días denuncias similares a las que puso en su momento el Atlético de Madrid contra el Barça.

No puede ser que el Barça diga que Neymar costó 57 cuando su fichaje se fue claramente a los 200. No puede ser que, para salvarle el culo a su estrella, el entorno mediático del Barça embarre el Estado de derecho y no dude en implicar a un ex presidente del Gobierno. No puede ser que desde el Barça se diga que ellos sí le harían el pasillo al Madrid, cuando no se lo hicieron... ¡hace menos de 5 meses! Y ahora no puede ser que desde Barcelona se insista en que todos los clubes hacen lo mismo que el Barça puesto que ninguno lo hace. Alfredo Relaño puede publicar en el As que el Real Madrid negocia con Neymar o con Salma Hayek, pero Relaño trabaja para Prisa no para el Real Madrid. 

Sin embargo que Amor, primero, y Bartomeu, anteayer, confirmaran que se había hablado con el entorno de Griezmann sí aporta un enfoque totalmente distinto. Es tan diferente el enfoque que mientras que el PSG hará el ridículo si denuncia al Real Madrid porque el As publica que el club blanco está negociando con Neymar, la denuncia del Atleti está en barbecho y será o no tenida en cuenta pero fue recibida por el máximo organismo del fútbol mundial.

Lo importante aquí, cambiando de tercio, no es que Sergio Ramos hable o deje de hablar o rompa un código interno que vaya usted a saber quién inventó y para qué; lo importante es que lo sugerido por Ramos y publicado por casi todo el mundo, o sea que Messi insultó a Hernández Hernández, sea cierto. Y lo es. Mourinho es portugués y la selección española le importaba un bledo, entre otras cosas porque, mientras estuvo aquí, a él le pagaba un club español y no la federación. Mourinho no rompía la paz de la selección, lo hacían aquellos jugadores que, con el consentimiento cobarde del seleccionador, establecieron un cordón sanitario alrededor de Álvaro Arbeloa y Xabi Alonso. Pero eso es pasado. Lo que rompe en el presente, hoy, ahora mismo, la paz de la selección es que Piqué se dirija de muy malos modos en el túnel de vestuarios a un compañero suyo de selección, en este caso Nacho, que es un pedazo de pan, para decirle una burrada al oído. Así que "pío, pío, que yo sí he sido".