la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

sábado, 12 de mayo de 2018

Todas las pistas del Cluedo apuntan a Neymar de blanco / por Juan Manuel Rodríguez



Todas las pistas del Cluedo apuntan a Neymar de blanco

Como en el Cluedo, todas las pistas apuntan a que Neymar será futbolista del Real Madrid la próxima temporada.

Pista número uno: a expensas de lo que suceda en el Mundial, Neymar ha perdido el año futbolístico porque ganarlo para él no es conquistar una Liga de chicle como la francesa sino competir por la Champions, que es la que podría llevarle directamente a ganar el Balón de Oro. Cuando Florentino Pérez dijo eso, todo el mundo lo interpretó como un guiño y un desaire; un guiño a Neymar y un desaire a Cristiano. Pero el presidente del Real Madrid no hizo ninguna declaración revolucionaria, no sorprendió al mundo con sus palabras sino que dijo una verdad como un templo: si Neymar, o cualquier otro jugador, quiere ganar el Balón de Oro, viniendo al Madrid lo tendrá más fácil.

La pista número dos nos la dio el otro día Unai Emery, liberado por no tener opciones de seguir en el banquillo del equipo francés la próxima temporada, cuando dijo que Neymar no se había integrado a París. Pero París es una ciudad preciosa, la Ciudad de la Luz, la Torre Eiffel, l'amour, la vie en rose y todas esas cosas... Neymar está integradísimo en París porque con dinero, y él lo tiene, uno se integra hasta en Alaska; a lo que no está integrado es a su fútbol. Con la plantilla que tiene, el PSG está obligado a ganar las próximas cinco Ligas seguidas... pero cuando sale a Europa le meten en la jaula. Es a eso, imagino yo, a lo que un futbolista como Neymar no puede acabar nunca de integrarse. ¿Y por qué se fue?... Pues se fue porque se equivocó.

Pista número 3: La implicación en la operación, desvelada por el diario Libération, y además a petición del padre de Neymar, del intermediario Pini Zahavi, que ya tuvo intervención en el fichaje por el PSG, y de Juni Calafat, que trabaja para el Real Madrid y que se habría visto ya varias veces con el entorno del jugador.

Como en el Cluedo, como decía, todas las pistas apuntan a que Neymar jugará en el Real Madrid la próxima temporada, y la operación no se tambaleará por el dinero, que el club blanco tiene, ni por las dudas, que Florentino no tiene. El presidente del Real Madrid tiene el dinero porque no se lo ha gastado en las tres últimas campañas, de hecho su último zapatazo se produjo en 2014 con James, ni tiene tampoco ninguna duda de que después de Cristiano y por detrás de Messi... sólo aparece Neymar. La operación únicamente puede venirse abajo por el orgullo, el interno y el externo. El orgullo herido de fuera es el del jeque Naser Ganim Al Kelaifi, que tiene el dinero por castigo y que vería muy dañada su imagen si, después de 365 días, Neymar saliera volando de su jaula de oro; y ahí es donde intervendría Zahavi, que es un experto desactivador de bombas y que sabe qué cable cortar y qué cable no.

El orgullo interno es tan complejo o más que el externo puesto que tiene como protagonista al futbolista más importante de la historia del Real Madrid después de don Alfredo di Stéfano, y ese cable no lo puede cortar Zahavi sino que es tarea exclusiva del presidente del Real Madrid. Este cable es complejísimo porque tiene infinidad de hebras, muchas más que las que tiene el cable del jeque, y las hebras tienen innumerables hilos. En lo suyo, Cristiano también es un jeque y es un tipo especial tanto dentro como fuera del campo, así que habrá que explicarle bien las cosas. A Cristiano habrá que explicarle, y por su orden, lo siguiente:

Uno) Que en el Real Madrid se le quiere y se le respeta y que su afición le estará siempre eternamente agradecida. Y que, fruto de ese cariño y de ese respeto, verá suculentamente aumentada su ficha, que pasará de los 21 millones de euros a los 30. Será el jugador de 33 años mejor pagado del mundo sin ninguna duda.

Dos) a Cristiano habrá que explicarle que su futuro personal estará siempre vinculado al Real Madrid, que él ayudó (y ayuda y ayudará) al club y que el club le hizo a él mucho más grande e influyente de lo que habría sido en cualquier otro equipo de fútbol del mundo. Pero que el Real Madrid, fruto precisamente de esa exigencia que él tan bien conoce y tan magníficamente representa, no puede quedarse quieto, no puede permanecer pasmado.

Y tres) Cristiano deberá saber por boca del especialista número uno de operaciones especiales, que se apellida Pérez Rodríguez, que el hecho de que venga Neymar en absoluto le va a restar a él protagonismo, más bien al contrario, le hará más grande.

Otro de los innumerables hilos de las numerosas hebras de ese cable rojo que deberá cortar o empalmar, según se mire, el presidente del Real Madrid afecta a su afición, que es tanto o más orgullosa que Cristiano y que no olvida que Neymar se fue al Barça por dinero. Será una labor complicada de comunicación, pero al madridismo yo le haría dos preguntas:

Una: ¿Sería más potente el Real Madrid con un futbolista como Neymar?

Y dos: ¿Le haría tanto daño al Barça como bien al Madrid?

Las respuestas a esas dos preguntas son "sí". Cuando yo pregunté "¿por qué?" el otro día cuando Paul Tenorio dijo en El Primer Palo que Neymar no podía cobrar más que Cristiano no lo hacía para ofender al mejor futbolista del mundo sino pensando en el salto de calidad que el Real Madrid tiene que dar inevitablemente esta temporada. Neymar tiene 26 años, 4 menos que Messi, 7 menos que Cristiano. Eso también deberá explicárselo alguien a CR7 con todo el tacto, el cariño y el respeto del mundo. Dentro de 4 años, Messi tendrá 34, Cristiano 37 y Neymar estará en su punto álgido. Dentro de 8 años, Messi será asesor del presidente del Barça, que será Piqué; Cristiano será asesor del presidente del Real Madrid, director de sus hoteles y embajador de Unicef y Neymar seguirá jugando al fútbol. No pasa el tiempo, pasamos nosotros. Y eso no tiene nada que ver con el orgullo sino con la biología.