la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 23 de mayo de 2013

DE TALAVANTE A SILVETI / Por Bardo de la taurina


DE TALAVANTE A SILVETI

Bardo de la taurina
Vaya que el cotarro se alboroto allende los mares lo que sucedió en el ombligo de España
cuando el apoderado del toreador Alejandro Talavante le monto a éste con intenciones de que el triunfo llegara y así poderle alquilar en otras plazas a más parné, que el que supongo hasta ahora no es tan robusto, para eso se requería de pegar un estacazo y pa’ ello se alinearon aristas, siendo la primera la astucia del operador Manuel Martínez Erice, el que no obstante los riesgos decidió correrlos y hoy ya sabemos que el palito, salvo en lo económico, le salió por el chirrión esto porque si consideramos que a Talavante por su ‘gesta o gesto’ le debió de haber dado un puñado de marmaja, el cual seguramente no fue proporcional a veranear seis toros, lo cual si fue redituable taquilleramente más allá de lo imaginable pues la plaza de las Ventas registro un entradon hasta la peineta, esto gracias a que el empresario se apalanco en cuatro hechos que debió visualizar y que lo fueron el imán que significa una encerrona en la plaza más importante del mundo, por cierto acto éste, que no suelen realizarlo los figurones, por qué hay que reconocer que Talavante es un torero de primera línea, pero de eso a figura, sobre todo allá, le falta un ratillo, más después de lo ocurrido, luego otro punto que ayudo a detonar la expectación fue el video promocional en el que personalizaron al matador como el ‘Gatsby del Toreo’ por lo que en reciprocidad no tardaremos en ver a Leonardo Di Caprio ataviado de luces anunciando algunos de sus filmes Hollywoodenses, también hay que sumarle que el manager nombro al badajodeño ‘Pregonero’ de la Feria de San Isidro lo que se convirtió en publicidad pura y por ultimo, le trajo a los atrayentes y en esta ocasión defraudadores toros de Victorino Martin, lo demás usted ya lo conoce, un torero al que la responsabilidad le doblo el espinazo y le arrugo el corazón y solo pa’ precisar decir que de quienes se han encerrado en la tierra del chotis, Talavante ha sido el único que se ha ido como político pobre o sea con las manos vacías como diría el ‘Profe’ Hank.

Luego vendría la función del Holiday on Ice con el albero empapado de esferas de hielo sobre las que un cojonudo Dieguito Silveti se concentro con un lote que aunque no era aparatoso si tenia la edad y esto permitió ver a un enjundioso y concienzudo coleta que llevaba tatuada la consigna de arrancar un triunfo a como fuera pues no había de otra y es que Madrid si es auténticamente el rasero que da y quita y si a ello le sumamos que el sobrino del valiente matador en retiro Alejandro Silveti, fue a asegundar a Nimes y lo consiguió, pues hay que subrayarlo como un mérito meritorio y ya veremos si el agua sigue corriendo bajo el puente para así poder atestiguar esa transformación de promesa a realidad mientras tanto desde esta ‘calumnia’ vaya un reconocimiento al guía terrenal, artífice pensante y conductor avezado de este avance, que lo es el apoderado hecho en México con alcances internacionales más glamoroso y triunfador del momento Alejandro Silveti, al que se le podrá tachar de empedernido mercadologo pero no se podrá negar de su sapiencia para delinear a un torero como lo exigen los tiempos modernos y al que está logrando inducirlo en la búsqueda de su propio sello, ante esto para ambos dos al alimón, nuestra ¡En Hora Buena!

Y ahora ahí les va un asunto al que si le ponemos atención, nos podrá servir de mucho al grado hasta de salvar la vida y el cual no necesita más explicación que la narrativa de lo ocurrido recién cuando el ‘El Zapata’ y su cuadrilla tomaron autopista rumbo al estado de Veracruz y en plena madrugada su camioneta fue tratada de detener mediante un poste cruzado sobre la cinta alfastica, una de las llantas con el golpe se pulverizo y si el accidente lo libraron fue gracias al a la pericia del conductor, el asalto no se consumo de milagro aunque eso si ya los toreros estaban empuñando los estoques, puyas y puntillas listos para enfrentar la embestida de los malandrines; Moraleja las noches se hicieron pa’ la parranda, pa’ follar, pa’ roncar y no para viajar por carretera en un país donde lo único seguro, es la inseguridad.