la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 22 de agosto de 2017

3ª de feria en Bilbao. Solo una oreja para Curro Díaz con un “Alcurrucén” de cortijo / por J.A. del Moral.


El de Linares no está en su mejor momento como llevamos comprobando en sus últimas actuaciones. Pero ayer, al fin, logró medio resucitar gracias al extraordinario cuarto toro de la muy seria y por lo demás no del todo resultona corrida de Alcurrucén. Curro Díaz, sin estar a la altura del llamado “Cornetilla” – los toros del encaste Núñez que llevan nombres musicales no suelen fallar – logró momentos de admirable enjundia y un final de faena arrebatador. No importó que pinchara en una banderilla antes de recetar un estoconazo delantero para que los espectadores solicitaran una oreja, que esta vez Matías concedió – no lo habría hecho por lo mismo si el matador hubiera sido uno de los más grandes – prontamente complacido. Con el primer toro, que pareció bastante peor de lo que fue, el linarense se mostró impotente. Joselito Adame, que continúa sembrado y al alza, perdió el triunfo en sus dos toros con su fallida espada. Juan del Álamo, con el lote menos grato, dejó muestras de su buen hacer. Sobre todo frente al muy débil aunque noble tercero, logrando una aclamada vuelta al ruedo.


Solo una oreja para Curro Díaz con un “Alcurrucén” de cortijo

J.A. del Moral · 22/08/2017 
Bilbao. Plaza de Vista Alegre. Lunes 21 de agosto de 2017. Tercera de las Corridas Generales. Mucho calor y pobre entrada similar a la de la corrida anterior.

Seis toros de Alcurrucén, muy bien presentado en conjunto parejo y variedad de pelajes. Dieron juego desigual. El primero resultó bastante más posible de lo que pareció. Tardo aunque muy noble por el lado derecho y a mejor por el izquierdo el segundo. Al noble tercero le perjudicó mucho su falta de fuerza. Extraordinario y de gran clase el cuarto ovacionadísimo en su arrastre. Noble, tardo y muy a menos el quinto. Algo violento y a veces cabeceante aunque franco el sexto.

Curro Díaz (turquesa y oro): Pinchazo hondo, otros dos pinchazos y estocada delantera, aviso y silencio. Pinchazo fallido en el palo de una banderilla y estocada delantera efectiva, oreja.
Joselito Adame (pimentón y oro).Pinchazo y estocada baja, ovación. Metisaca y estocada delantera desprendida, petición insuficiente y gran ovación.
Juan del Álamo (grana y oro): Estocada casi entera tendida, leve petición y vuelta al ruedo. Pinchazo y estocada baja trasera atravesada, palmas de despedida. 

A caballo destacaron los picadores Bernal y Curro Sánchez. Y en palos, Fernando Sánchez.

Sin arrancar el paseíllo aunque ya formadas las cuadrillas, la banda de música interpretó “Oración” durante el largo minuto de general silencio en memoria de Fandiño.


Cuando suben los calores en el Norte, parece menos soportable que en Sur y lo dice uno que vive en Córdoba. Todas y cada una de las señoras y señoritas que vieron la corrida en Vista Alegre, no cesaron de agitar sus abanicos y a los caballeros que aún visten de chaqueta y corbata o sin ella, se les caían las gotas de sudor hasta empapar el cogote y las camisas. Ufff, qué calor, por Dios…. Pero, ay, ayer tampoco hubo buena entrada. Esperemos que hoy, con el primer cartel de fuste, se cubran los graderíos porque, si no hay buena entrada, habrá que echarse a temblar.


La ganadería del Alcurrucén tiene muy ganado prestigio en Bilbao como en todas partes. La de ayer contó con cuatro toros – segundo, tercero, cuarto y quinto- que de haber acertado con más tino los toreros, sobre todo al matar, se podrían haber cortado al menos cinco orejas. o sea, que fue una buena corrida con mala suerte. El de dos fue el cuarto, ya apuntado en la entradilla. Un toro llamado “Trompetilla” que, pese salir suelto de los primeros capotazos – en este encaste las reses dan juego creciente tras mostrarse fríos – y no comportarse brillantemente en varas, dio un juego superior en la muleta. Un toro para “cantarlo en latín”, un toro de lío grande, un toro de revolución, un toro de cortijo… Y digo de cortijo porque fue de los que convierten en ricos a los toreros capaces de aprovecharlos por completo. 
Desgraciadamente, no fue el caso de Curro Díaz aunque, al fin, consiguió mostrarse bastante recuperado de ánimo tras varias tardes un tanto falto de sitio como consecuencia de las cogidas sufridas esta misma temporada en Zaragoza y en Manzanares y por otra clase de percances, los del alma, que llegan a raíz de la muerte de un amigo íntimo muy querido, como es el caso de Curro tras la mortal cogida de Fandiño. El primer toro se lo brindó al difunto alzando la muleta hacia el cielo. Pero Curro no se halló para nada a gusto con este ejemplar que, en apariencia, solo se prestó en el quite de Joselito Adame. Mira por donde, descubridor de las posibilidades del burel. Pero ni por esas. Curro Díaz no fue capaz de templar los viajes incómodos del animal por lo que en vez de mejorar, empeoró. La ley del temple, amigos, es insoslayable. Menos mal que la suerte le sonrió con el cuarto. Humilló desde que salio y pese a ser mal picado con puyazos traseros, fue otra vez Joselito Adame quien descubrió las excelencias del animal en su quite por verónicas y media. Este quite, le abrió las meninges a Curro Díaz y desde que empezó la faena, vimos que había recuperado eso que llamamos la decisión. La mantuvo a lo largo del trasteo que fue ganando en intensidad en su transcurso aunque sin que faltaran esos enganchones que ensucian el trazado de la obra. Díaz se empleó sobre ambas manos y en no pocas ocasiones con la agitanada e inspirada enjundia que le es propia. Pero no acabó de aprovechar al toro como mereció aunque sí darnos la impresión de estar recuperado. La alegría del arte, esas campanillas que suenan cuando los artistas aciertan en sembrarse, fueron el motivo de una petición mayoritaria de oreja pese al involuntario pinchazo en una banderilla antes de agarrar la estocada. Y como Matias ejerció esta vez de juez clemente, cayó el despojo que Curro paseó más contento que unas pascuas. No era para menos.



A Joselito Adame que anda en vena y muy mejorado en la interpretación del toreo con el capote y con la muleta, dio gusto verle tan inteligente como diligente y hasta hondamente sentido en no pocos pasajes frente al buen segundo toro. Mejor por el lado derecho, terminó mejorando por el izquierdo gracias a lo bien que lo toreó el mayor de los Adame. Sus hermanos menores que van a ser tan toreros o incluso mejores que el mayor, seguro que disfrutaron mucho con su fraterno desde el burladero que ocuparon. Lástima del pinchazo y del bajonazo. La oreja venía cantada. Y otro tanto ocurrió con el quinto aunque este toro, por tardo, no fue tan lucido. No obstante, la faena de Joselito fue a más y a mejor hasta terminar toreando muy relajado. Perdió otra oreja por la dichosa espada como ya quedó escrito.


Con el lote menos grato, Juan del Álamo que anda al alza tras su gran faena en Madrid, hasta saludó al tercer toro con una larga cambiada de rodillas. Pero el animal no pasó del todo en los lances que siguieron. Fue un toro muy débil y hasta repetidamente protestado. Y esta debilidad afectó mucho a las posibilidades del burel y a los bienintencionados muletazos del salmantino porque perdió las manos en varios momentos, al final de no pocas tandas por el lado derecho que fue el mejor. El buen hacer de Juan, su gran concepto del toreo y su estocada tendida aunque suficientemente efectiva, provocó una petición de oreja no mayoritaria. La vuelta al ruedo fue un justo premio. También Juan brindó a la memoria de Fandiño

Y con el peor sexto pese a salir muy alegre y prestarse al buen recibo por verónicas del salmantino, la brindada y muy empeñosa faena no fue a mayores sino a menores al intentar los naturales que resultaron sucios por dejarse enganchar la franela. Incluso se puso algo pesado Juan estando el toro ya parado. En fin… que otro día será.