la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 28 de agosto de 2017

NOS VAN GANANDO…/ por Antolín Castro

Fotografía La Loma

Seguramente… sin embargo, los aficionados de verdad, se sentarían delante de un video para rememorar las faenas de Antoñete y Curro Romero, entre otros. Los espectadores, los que quieren que llenen las arcas de los poderosos, esos, la ‘sed de toros’ la calmarían de otra manera menos taurina.


NOS VAN GANANDO…

Antolín Castro

Aquellos que buscan una fiesta light, posiblemente, nos van ganando…

Seguramente... mejor llenarla de aficionados y no de público de paso o turistas

Posiblemente… sin embargo, los espectadores con buena información, directa y televisiva, podrían llegar a ser buenos aficionados.

Seguramente… eso no lo desean los que manejan todo. Cliente bien informado, cliente exigente.

Posiblemente… también, se dice que los que ganan mucho dinero son las figuras del toreo.

Seguramente… los que ganan menos dinero, son Toreros, los mejores toreros. Van Gogh, por citar un solo ejemplo, murió sin ganar un duro. Alguien niega que era Pintor con mayúsculas?

Posiblemente… los empresarios saben quién son los toreros que mejor torean.

Seguramente… por la misma razón no los anuncian o los relegan, evitan comparaciones.

Posiblemente… el dinero tapa los ojos de la razón y cierra el cerebro para un análisis cierto en busca de la autenticidad que se necesita en la Fiesta.

Seguramente… por eso todos los que se aúpan en el triunfo se creen los mejores, además de que otros se lo hacen creer. Será por eso.

Posiblemente… fomentando la afición a través de un sistema abierto y de real competencia, cambiaría la escala de valores, así como el escalafón de matadores.

Seguramente… sea que el espectador es ave de paso, pero eso sí, vale para llenar, o medio llenar, las plazas y las arcas de los que intervienen en el espectáculo. Y sin exigencias.

Posiblemente… las revistas de toros que existen, sean un boletín informativo para profesionales y aficionados afines, donde se aplica el “tanto tienes, tanto vales”.

Seguramente… si los lectores mayoritarios de esas revistas fueran aficionados, y fueran muchos, la publicidad que se hacen los toreros en ellas no tendría razón de ser. Nunca hemos visto un anuncio personal de Ronaldo o Messi en revista alguna.

Posiblemente… creen que esa publicidad vale para algo.

Seguramente… sólo satisface su ego, los empresarios no la utilizan como base de su información para organizar sus carteles.

Posiblemente… una figura del toreo, para acceder a contratos, no necesite esas páginas, que cuestan un dinero su publicación.

Seguramente… no sea un dinero tirado y el cantar los éxitos publicitariamente no tenga la finalidad, creída, de aumentar sus contratos o emolumentos. Quizá sea otra cosa, pues tirarlo, no se lo crean.

Posiblemente… haría falta saber cuánta gente, de esa de paso que tanto desean, acude a una plaza fuera de los festejos en fiestas.

Seguramente… encontraríamos la respuesta de inmediato y tendrían que cambiar de opinión los que quieren gente de paso.

Posiblemente… si por decreto se acabaran las fiestas patronales de los pueblos, se acabaría la llamada Fiesta Nacional.

Seguramente… sin embargo, los aficionados de verdad, se sentarían delante de un video para rememorar las faenas de Antoñete y Curro Romero, entre otros. Los espectadores, los que quieren que llenen las arcas de los poderosos, esos, la ‘sed de toros’ la calmarían de otra manera menos taurina.

Posiblemente… nos vayan ganando con esa fiesta disminuida.

Seguramente… sería mucho mejor atraer al aficionado en lugar de menospreciarle y echarle de las plazas.

Posiblemente… la fiesta light no motiva, ni emociona, a nadie

Seguramente… en el pecado llevan la penitencia.

Seguramente...