la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

miércoles, 23 de agosto de 2017

Pues sí, sigue dormido el socio culé / por Juan Manuel Rodríguez



El socio, que votó mayoritariamente a Bartomeu porque el equipo ganaba títulos, le rechaza ahora porque no los gana y porque, además, los gana el Real Madrid. Pero, siendo importante el asunto deportivo y siendo el objetivo final de todos los clubes ganar cuantos más títulos mejor, la afición culé vuelve a demostrar que le importa más el fuero que el huevo..


Pues sí, sigue dormido el socio culé

Juan Manuel Rodríguez
Creo recordar que ya dije aquí mismo hace algún tiempo que la primera vez que tuve ocasión de charlar con Agustí Benedito a propósito de su intención de activar una moción de censura contra José María Bartomeu, el ex candidato a la presidencia del Barça me pareció un hombre sensato, razonable y que tenía las ideas bastante claras. Benedito, que probablemente hoy tenga más avales que ayer pero menos firmas que mañana, me insistió en que su iniciativa no tenía nada que ver con la marcha deportiva del equipo, que ya entonces era mala, sino con los asuntos extradeportivos (entre ellos, sin ir más lejos, la encarcelación del anterior presidente, Sandro Rosell, quien nombró al actual inquilino del sillón presidencial), que le parecían, como a mí, de una extraordinaria gravedad. Y aquello a mí me pareció más razonable aún.

Le dije a Benedito, medio en broma y medio en serio, que a mí, como madridista confeso que soy, me interesaba que Bartomeu siguiera durante muchos años más en el puesto, como en su día puse todas las velas del mundo a San Judas Tadeo, el santo de los casos imposibles, para que Joan Gaspart siguiera también ahí muchos años. Hoy, con Neymar en el PSG, con Messi sin haber "escenificado" aún la firma de su nuevo contrato (desde el 1 de enero el jugador argentino puede negociar con quien quiera), con Paulinho como gran atracción turística y con la dirección deportiva, que no es capaz de cerrar ni a Coutinho ni a Dembelé ni, por supuesto, a Verratti y que acaba de desechar a Seri, futbolista por el que el club mostró vivo interés, por "cuestiones técnicas", más perdida que un elefante en una cacharrería, el socio, al fin, parece haber reaccionado y muestra su descontento contra la actual junta directiva fundamentalmente a través de las redes sociales.

Pero, ¿ha reaccionado de verdad el socio?... Lo dudo mucho. El socio, que votó mayoritariamente a Bartomeu porque el equipo ganaba títulos, le rechaza ahora porque no los gana y porque, además, los gana el Real Madrid. Pero, siendo importante el asunto deportivo y siendo el objetivo final de todos los clubes ganar cuantos más títulos mejor, la afición culé vuelve a demostrar que le importa más el fuero que el huevo, que le duele más el vacile del PSG o la foto de Piqué y Messi con Neymar que la utilización del Barça como plataforma de reivindicaciones independentistas y que tiembla cuando piensa que Messi puede irse al City pero le resbala que el club, su club, haya sido condenado por fraude fiscal. El Real Madrid ganó la Octava con Lorenzo Sanz, éste convocó elecciones rápidamente y las perdió más rápidamente aún porque al aficionado no le gustaron determinadas cosas. Despiertan los culés porque el Barça no gana, luego siguen en el fondo tan dormidos como siempre. ¡Aleluya!...