la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 3 de mayo de 2018

Madrid. Sangre y gloria de Cortés y Caballero en la goyesca de Las Ventas / por Andrés Amorós


Javier Cortés, en el momento de ser prendido por el quinto de la tarde, al que cuajó una asentada faena - Paloma Aguilar

Ambos aguantan heridos en el ruedo y el primero se gana una oreja de ley con petición de otra

Sangre y gloria de Cortés y Caballero en la goyesca de Las Ventas

ANDRÉS AMORÓS
ABC/MADRID, 02/05/2018 
Hasta el quinto , la corrida goyesca trascurría con cierta placidez. En ese toro, de 655 kilos, un «tío», Javier Cortés logra una gran faena, es herido, la sangre empapa visiblemente su pierna izquierda pero se niega a pasar a la enfermería hasta que apuntillan a la res. Y Gonzalo Caballero no se queda atrás, en el último, que también rebasa los 600 kilos. Al rematar los lances de recibo, sufre una cogida, cae malamente sobre el cuello, se lo llevan a la enfermería, conmocionado. Vuelve a salir con un corbatín en el muslo herido. Dos gestos realmente heroicos. Iván Vicente ha mostrado su clasicismo y logrado dos grandes estocadas. Los toros de los dos hierros de Joselito, muy serios, dan un juego variado: destaca el primero; varios se apagan pronto.

Gonzalo Caballero, en el ruedo tras una dura volterenta en el sexto
 - Paloma Aguilar -

PARTES MÉDICOS

Parte médico de Javier Cortés. Sufrió «una cornada en el tercio medio de la cara posterior del muslo izquierdo, con una trayectoria ascendente de 20 centímetros, que produce destrozos en músculos isquiotibiales, contusiona nervio ciático y alcanza el fémur, de pronóstico grave».

Parte de Gonzalo Caballero. Fue atendido de «una herida por asta en el tercio superior de la cara lateral del muslo izquierdo, con una trayectoria hacia dentro de 5 centímetros, que produce desgarro de la fascia lata y músculo vasto externo, de pronóstico menos grave».

Iván Vicente ha brindado el cuarto a César Palacios, autor del cartel, que también expone sus obras, en la Plaza. Los aficionados lo conocen de sobra: su gorrilla madrileña, sus largas patillas, su pasión por la Fiesta. Por estar cerca del toro, durante cincuenta años fue arenero; antes, había sido amigo de Antoñete, acomodador y ventanero (los que cuidaban de que no se cayeran los chavales que se colaban por las ventanas de Las Ventas). Le apasiona tanto el arte del toreo que se casó y bautizó a su hija en día laborable, para no faltar a los toros. Forma parte de la historia viva de Las Ventas.

Javier Cortés, en un natural-Paloma Aguilar

Es bien conocido el buen estilo clásico de Iván Vicente. ¿Por qué no torea más? Le falta dar ese paso rotundo… Recibe con suaves lances al primero, que humilla y repite. Los derechazos están a la altura del excelente toro; también, los naturales, arrastrando la muleta por la arena. Sorprendentemente, una serie baja de nivel. Aunque la estocada es buena, quizá se basa en eso el presidente para no conceder la oreja, pedida por la mayoría: da la vuelta al ruedo. El cuarto, grandón, tardea pero va bien al caballo (se luce Jesús Vicente). Se suceden los muletazos de buen estilo pero el toro no repite y la llama no prende. Prolonga la faena pero vuelve a matar muy bien. Mantiene su crédito.

Gestos de toreros machos

Me impresionó gratamente, la pasada temporada, la evolución de Javier Cortés, acogido por las Plazas francesas. Esta tarde lo confirma, además de mostrarse realmente heroico. El segundo se queda cortito pero el diestro, firmísimo, permanece en el sitio, aguanta parones. La faena tiene mérito y emoción pero lo emborrona con la espada. En el quinto, llega la épica. Vuelve a mostrarse valentísimo, liga muletazos notables. Después de la cornada, sin mirarse, sigue toreando francamente bien. La oreja que corta no es por sentimentalismo, se la merece de sobra; el público pide las dos.

Iván Vicente, al natural-Paloma Aguilar

Es notorio el valor auténtico, desgarrado, de Gonzalo Caballero; también, su independencia y su entrega a nobles causas. Se le espera con cierto morbo, por sus declaraciones contra la empresa, que le ha dejado fuera de San Isidro. El tercero, cinqueño, es noble pero no repite ni «dice» nada: como la gaseosa a la que se la ha ido el gas, decían antes. Muy asentado, sin dudar, Gonzalo logra impávidos ayudados y suaves naturales pero el toro no da más de sí y falla con la espada. En el sexto, la emoción por la hazaña de Cortés se repite cuando Gonzalo, en los lances de recibo, sufre la cornada. Vuelve al ruedo muy mermado, todavía logra algunos derechazos templados pero el toro no va igual por la izquierda y se apaga. Mata a la segunda.

Gonzalo Caballero, en un derechazo al sexto-Paloma Aguilar

Concluye la corrida con Javier Cortés y Gonzalo Caballero en la enfermería, después de haber toreado bien y haber aguantado como auténticos héroes. Don Francisco de Goya no lo hubiera dudado: «Son gestos de toreros machos». Y hubiera sentenciado, como en su grabado: «Fiesta de España».

Cortés., en un extrarodinario derechazo al quinto - Paloma Aguilar
FICHA

MONUMENTAL DE LAS VENTAS. 
Miércoles, 2 de mayo de 2018. Corrida goyesca de la Feria de la Comunidad de Madrid. Casi once mil espectadores. Toros del Tajo (1º y 4º) y la Reina, serios, de juego variado, muy bueno el 1º.

IVÁN VICENTE, de azul y negro. Buena estocada (petición y vuelta al ruedo con pitos al presidente). En el cuarto, buena estocada. Aviso (saludos).
JAVIER CORTÉS, de grana y negro. Pinchazo y estocada caída (silencio). En el quinto, estocada defectuosa (oreja con petición de otra y bronca al presidente). Herido, pasa a la enfermería.
GONZALO CABALLERO, de gris perla y negro. Tres pinchazos y dos descabellos. Aviso (silencio). En el sexto, dos pinchazos, estocada y dos descabellos (ovación al pasar a la enfermería).