la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 15 de abril de 2012

CAPÍTULO DE BARQUISIMETO: EL TORO BRAVO, EL INDULTO Y DON GILBERTO ÁLVAREZ.-



“El Toro Bravo, El Toro de Indulto y Don Gilberto Álvarez,
Salen en Volandas en l Primer Festejo de Los Bienvenida en Barquisimeto”

Capítulo de Barquisimeto
Estado de Lara

Por: Juan Mariano Monasterios Bernal.

Barquisimeto sábado, 14 de abril de 2012
Coloquio de altruismo absoluto, de una emocionante manifestación de afición por parte de Don Gilberto Álvarez, en su actuación en el primer festejo taurino de la familia Bienvenida en la ciudad musical de Venezuela, y es que hay que degustar por un largo y placentero rato, las palabras emanadas del corazón taurino de este orgullo de Yaritagua, en su diáfana disertación sobre el maravilloso animal, que es El Toro Bravo, deshojando toda su grandeza como ser hermoso de este arte que nos apasiona, en las maneras sencillas de conducir las telas, donde en un temple de sabiduría, nos ilustraba con las cualidades del toro, sus comportamientos naturales en la plaza, desde su salida al ruedo como el transcurrir de sus emotivos veinte minutos de lidia, en el baile precioso de la vida, la cual refrenda con la invaluable entrega de ella, para que un mar de dignidad representa a su madre, con el trapío y la estampa de su padre.

Don Gilberto Álvarez condujo a la familia Bienvenida en su enamorado temple y en el vaciar de sus atesorados conocimientos, tras una fructifica vida taurina y, la cual manifestó con gallardía, en unas encantadoras formas de embelesar a los asistentes a dicho festejo taurino, donde se rebosaron largamente la capacidad de asientos del coso de Cabudare, quedándose asistentes hasta de pie, en los pasillos de tan majestuoso recinto, donde se respiro profundamente, los aires de torero caro, hasta llenar los pulmones, que airean a la fiesta, en honor a el toro bravo, dándole la justa dimensión de grandeza que este precioso animal amerita, todo esto embrocados en el capote de manos bajas en sus frases, acompasado con el suave girar de la cintura, en cada oración expresada y, en la concebida largura de sus expresiones, al hablar tan apasionadamente de este bello animal, y rematando las tandas de sus frases, con el extraordinario donaire de figura, impregnando el ambiente larense, de clase torera por los cuatro costados, y cundiendo a los extasiados amantes del toreo, expresa contundentemente el toro con el punto de fiereza es fundamental en la fiesta.

Explicando los términos utilizados en sus tratos de torear, en esta exquisita disertación taurina, con suficiente autoridad en los quites, que salen de los hambrientas necesidades por aprender de los asistentes, de esos secretos de la lidia en este hermoso arte, en un océano bello de preguntas, que son motivados por alimentar los conocimientos de los cotertulios, dándole cabida a esas inquietudes como prueba de suerte de varas, donde Don Gilberto Álvarez acudió con alegría y señorío, para en repetidas oportunidades embestir al peto de las preguntas, con sobrado regocijo en una manifestación de única bravura, dándose para si los tres estados del toro bravo, levantado como su contenido taurino de la charla, lo aplomado de sus maneras al gesticular y, expresar cada frase de taurinísimo, parado como el más bravo ejemplar, que se emplaza dando a entender aquí estoy yo, haber quien se atreve a torear, con sobrada dignidad y, con la premisa de la verdad como estandarte, delirante trascurre la faena de ensueño, que liga el hombre de la casa Campolargo, el cual se manifiesta admirador del encaste Santa Coloma.

Se van los minutos con lenta esencia, por lo rico del contenido en el exquisito conocimiento taurino, del charlista y se da el umbral de las palabras, para mentar a El Toro de Indulto, donde es obligatorio hablar de Parrandero de Don Juan Campolargo, Vencejo III de San Sebastián de Las Palmas, de Atrevido y Frutero de Don Hugo Domingo Molina, de Vencejo de Los Ramírez, de Carmelo de Paispamba, desembocando en Arrojado de Núñez del Cuvillo, en un delirante auditorio y, en las desgarradoras emociones que inundan el recinto taurino, en la polémica que despierta los indultos concebidos en las ultimas ferias venezolanas y sopesadas en el indulto tras larga data del indulto de Arrojado en la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, donde se desojaron todos los detalles habidos y por a ver para evaluar dichos indultos, llegando a una casi mayoría de que ningún debió haber ocurrido, dándole si los beneficios de las dudas a estos maravillosos toros indultados, en sus verdaderas cualidades para que se les perdonara la muerte segura, con la cual acuden a la plaza.

Son instantes de una hermosa y alocada pasión, la que desborda el auditorio del coloquio, ya se atreven a comentar y expresar con torería, todos y cada uno de los presentes, dándole una extraordinaria presencia de sed y hambre por el conocimiento taurino, que bonito y extraordinario es el arte del toro bravo, cuando infecta al ser humano con su pasión maravillosa que nos enamora, todo es de una naturaleza espectacular, Don Gilberto Álvarez manifiesta las cualidades que se ameritan para ser indultado un toro bravo, sus cambios de comportamiento durante la lidia, la grandeza de la suerte de varas, la importancia del tercio de banderillas, como la guinda que representa el estado con el que llega y, tramita solventemente la faena con la flámula, para consagrar contundentemente la razón real para que se le perdone la muerte segura con la que nace, para refrendar con un sublime honor en la plaza de toros.

Se desemboca en las experiencias vividas con recuerdos de felicidad, a pesar de momentos apremiantes por su esencia subjetiva del arte, diserta con seriedad su comportamiento en la presidencia de la comisión taurina de San Felipe, donde le bendijo las decisiones al conceder dos indultos, uno a un toro de Laguna Blanca, en perjuicio del trofeo de la mejor ganadería de su casa de campo bravo la de Campolargo, y otro indulto en favor de un ejemplar de Don Juan Campolargo, sustentados en su estricto proceder como máxima autoridad de la plaza sanfelipense, y en una oportunidad de suplencia presidencial en Morón en el estado Carabobo, donde se negó por convicción absoluta a indultar un ejemplar de Don Juan Campolargo, donde recibió cualquier cantidad de improperios, y presiones desde el mismísimo ganadero luso venezolano, para tomar cabalmente la decisión de entregar todos los pañuelos, y decir si quieren indultar a ese toro ustedes, adelante está bien pero no seré yo quien lo indulte, dando media vuelta y retirándose del palco presidencial, y decir a los cuatro vientos ay queda eso señores, mi dignidad va por delante., Enhorabuena señores de la familia bienvenida, Enhorabuena Don Gilberto Álvarez que pedazo de señor coloquio.

Para cierre se degusta unas exquisitas tapas taurinas, acompañadas de una refrescante sangría aderezada por los anfitriones Stalin Pérez y Marcos Agüero directivos del capítulo larense de la familia Bienvenida, dando un recorrido audiovisual de varios indultos concebidos en la historia del toreo, Gracias Dios Padre Todo Poderoso porque en tu Santa Voluntad nos has Bendecido con tan hermoso y apasionante coloquio, que crean una extasiada y divina afición, Ole, Ole y Ole estimados Caballeros.

Puerta Grande de magistral lujo para los tres alternantes, El Toro Bravo, El Toro de Indulto y Don Gilberto Álvarez, que meritoriamente,

Salen en Volandas del coso de Cabudare en,

El Primer Festejo de Los Bienvenida en Barquisimeto.