la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

martes, 24 de abril de 2012

Víctor Barrio ¿obligación o decisión? / Por Aquilino Sánchez Nodal


Víctor Barrio recibe la alternativa de El Fundi

RESURRECCIÓN, AFICIÓN, DESILUSIÓN Y LOTERÍA 

Aquilino Sánchez Nodal
 
Madrid, 24/04/2012.-
Desde que apareció en el espectro taurino los críticos coincidieron en la fantástica proyección de Víctor Barrio. Se presentía que este torero era valor seguro para disputar un puesto a las figuras amodorradas por falta de competencia. Su trayectoria como novillero estuvo jalonada de éxitos por estar en posesión de una personalidad poco convencional en toreros jóvenes y unas maneras más que admirables en la forma de interpretar el toreo. Todos sabemos que una figura no se improvisa, ni a un torero le toca la gracia y la fama en un sorteo de lotería. De la noche a la mañana los aficionado nos encontramos con el cartel en que se anuncia su alternativa a la vuelta del puente de Semana Santa. 

En el aprendizaje, Víctor Barrio progresaba más que adecuadamente. En el escalafón de la novillería mandaba más que ninguno. Las empresas campanudas no podían presentar las novilladas de su feria sin este torero. Víctor Barrio disponía de tiempo, necesitaba seguir aprendiendo y madurando en la profesión, buscar su personalidad como matador y que la afición lo esperara con entusiasmo. 

Algunos entendidos han considerado precipitada la decisión de sus mentores de quemar el cartucho más importante en la vida de un torero y lanzarlo a la incertidumbre de un camino programado a la inversa, primero se curte, se sufre, se lucha, se refina el estilo y se toma la alternativa en una feria importante para llamar la atención y en plena temporada que la gente del toro no pierde ripio, Después, siempre te quedará Madrid. Así, las enzimas que atesoraba se han difuminado en una corrida más, sin gloria y con mucha pena. Tantos esfuerzos, tanta seriedad, tanta exigencia personal han quedado en el mayor de los desánimos. Las exigencias del público de las Ventas no es el mejor acicate protector para ayudar y formar una figura del toreo. Muchos de los incondicionales de Víctor Barrio están molestos por considerar el día y el lugar un error de planteamiento, sobre todo en su provincia, Segovia. De cualquier forma, la suerte está echada y el tiempo es el que da y quita razones. 

En época de apogeo de los hermanos Bienvenida aunque con unos años más de edad, Jaime Noaín, nacido en Gallarta, el 20 de Mayo de 1.901, torero de los llamados de "Acero". A diferencia de nuestro segoviano, supo administrar el caudal de aptitudes que tenía en su etapa de novillero. Noaín fue muy valiente y con enormes deseos de agradar al respetable. La gacetilla "El Clarín" de Valencia, en su ejemplar del 27 de Diciembre de 1.930 decía: - Cuántos matadores de toros, con menores méritos que este excelente novillero, se han hecho ricos. Jaime está en el empeño de hacerse paso a paso y cuida todos los detalles de la lidia porque, además de ser un enorme torero, es artista y un gran aficionado. - 

Después del aprendizaje en plazas menores y con la profesión excelentemente asimilada tomó la alternativa en Bilbao el día 17 de Agosto de 1.931, 30 años de edad contaba la criatura. Nicanor Villalta fue el padrino, Jesús Solórzano el testigo y la ganadería, Miura. Confirmaría el 3 de Julio de 1.932 con el mismo padrino y David Liceaga, los toros fueron de Alipio Pérez. Se retiró en el año 1.943 sin haber logrado estar en la cima del toreo, lugar que indudablemente se merecía y al que parecía no importarle llegar. La suerte le recompensó sus esfuerzos y su entrega en ayudar a todos los compañeros de profesión con los que compartió venturas, con el premio "gordo" de la lotería de Navidad. Por fin, sin perseguirlo ni esperarlo, Jaime Noaín fue millonario en "curdos". 

Eran otros tiempos, pero siempre el arte se valora en comparación o en comportamiento del artista que lo crea, excepto en el performance, que uno es el mismo arte. Todos los aficionados deseamos que este Domingo de Resurrección solamente sea un mal recuerdo. La alternativa de Víctor Barrio quizás fuese necesaria pero ha sido imprudente porque no ayuda a la idea que se tiene de una carrera bien planificada. En el toreo muchas veces es necesario dejar a un lado la lógica para hacer lo correcto.