la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 29 de abril de 2012

GUERRITA:"EN MADRID QUE TOREE SAN ISIDRO"



"EN MADRID QUE TOREE SAN ISIDRO" 

Aquilino Sánchez Nodal 

Madrid, 29/04/2011.-
Siempre que se presentan los carteles de la feria de San Isidro me viene a la memoria la frase pronunciada por Rafael Guerra "Guerrita" que marcó toda su vida profesional hasta su inopinada retirada de los ruedos. El suceso sucedió en la temporada más brillante del torero cordobés de las doce que estuvo en activo como matador de toros. "Guerrita" era el torero mimado de la afición madrileña en la época que Lagartijo y Frascuelo mandaban en el cotarro taurino. Al igual que muchos matadores que se dejan dirigir fuera de la plaza por su mentores, "Gueerita" cometió un error de soberbia. Se enfrentó en competencia en una corrida en la plaza de Madrid con Rafael Molina "Lagartijo". Rafael Guerra contaba 29 años de edad y "Lagartijo" pasaba de los 50, ya muy desgastado y maltratado por la lucha con los toros. Este enfrentamiento produjo un efecto deplorable en el público madrileño y en los plumillas especializados de máximo prestigio, Mariano de Cavia "Sobaquillo", José de La Serna "Aficiones" y Eduardo Palacios "Sentimientos", lagartijistas declarados que emprendieron una campaña furibunda en contra del Guerra. 

La realidad fue que aquella competencia duró, solamente esa corrida de toros. "Lagartijo" se retiró, "Frascuelo lo estaba hacia tiempo y todos esperaban que las cosas volvieran a su cauce natural. La temporada de 1.894 estuvo marcada por la muerte de Manuel García "Espartero", sucedida el 27 de Mayo. Antonio Reverte era el único matador de presión que podía competir con el cordobés pero también claudicó ante la grandeza de Rafael Guerra "Guerrita". La semilla en contra plantada en Madrid por la corrida famosa no había sido eliminada, por ese motivo, en la primera corrida que,"Guerrita" volvía a torear en la capital fue recibido de forma hostil por el público madrileño. Las dos corridas, el 1 de Abril, con toros de don Esteban Hernández y el 22 del mismo mes, con reses de don Juan Vázquez, de impresionante poder, "Guerrita" estuvo increpado durante toda la lidia. 

No obstante el Guerra fue contratado para actuar dos tardes en la feria de Madrid, los días, 6 y 13 de Mayo con toros de Veragua y Udaeta respectivamente, siguiendo su campaña triunfal de esa temporada clamorosa. Por mérito propio actuó una tercera tarde en ese mes, el día 17, con toros de don Félix Gómez, a los que, los aficionados calificaron . "Los más grandes y poderosos que se habían lidiado en Madrid los últimos cincuenta años". Era la figura imprescindible, todas sus faenas eran soberbias, los éxitos le acompañaban todas las tarde. El 1 de Julio se enfrentó a seis murubes para cerrar su temporada de Madrid. "Guerrita" se había jugado la vida en cada actuación para vencer a sus adversarios de los tendidos. 

Rafael Guerra "Guerrita" concede una interviú al periodista taurino, "Bachiller González de Rivera", en la que dedica un juicio despectivo hacia el público de Madrid, después de manifestar que tenía la intención de no volver a torear más en la capital y sentenció: -"En Madrid, que toree San Isidro". Frase que negó pero que fue certificada por el Adelantado de Salamanca como cierta. No era verdad que no torearía más en Madrid. El 30 de Septiembre de ese año volvió a presentarse ante la afición madrileña y la tormenta estalló con todas sus consecuencias. Al inicio del paseillo, con Antonio Fuentes y Julio Aparici "Fabrilo", "Guerrita" fue recibido con una bronca impresionante, insultos hacia se persona y violentas amenazas. Volvería al coso madrileño el 28 de Octubre para confirmar a "Litri", con el mismo resultado. Los aficionados de Madrid no olvidaban, el odio que le demostraron influyó en la retirada de "Guerrita" y le perjudicó de forma indudable en su carrera. Nada le sirvieron los triunfos cosechados. 

Entonces si, fue verdad, no volvió a torear en Madrid,.