la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 29 de abril de 2012

Música celestial. Sevilla. Manzanares. 20 de abril / Por Ricardo Díaz-Manresa




"...Manzanares. 20 de abril. Sevilla. Fecha para recordar siempre. El alicantino hizo ver cosas nunca vistas. Matar recibiendo al ralentí, saludar con su cuadrilla en el centro del ruedo, torear como un ángel desde la gloria. ¿Alguien puede con algo así? ¿Nos damos cuenta de lo que tenemos?..."

Música celestial 
Sevilla. Manzanares. 20 de abril

Ricardo Díaz-Manresa
Publicado el 21/04/2012
Tenía que ser en Sevilla, tenían que meternos en el alma el eterno sabor del toreo. Sucedió en la Real Maestranza de Caballería el 20 de abril de 2012. Unos sabores y unos sentimientos que te roban el corazón y los tienes ahí eternamente. Pues bien, José María Manzanares, hijo, me acordaré de ti y de esta tarde mientras viva.

He visto además cosas que nunca ví antes en 60 años de ver toros, sin parar, desde que mis padres me llevaban de la mano en mi Cartagena a todos los festejos, subiendo yo por la calle del Ángel con mi merienda de empanadillas, pantalón cortito y balbuceando palabras. ¿Te recuerda a algo este rotundo nombre de calle, Manzanares, tú que creas música celestial?. ¿O eres un ángel? Enfrente está otra calle: la de La Gloria, otro bautizo cumbre, como tu gloria. Los cartageneros supieron poner bien los nombres en torno a su plaza. Ángel, Gloria, el Cielo.

Nunca ví antes esta  estampa en el centro del ruedo : los cuatro, matador y cuadrilla, Manzanares, Curro Javier, Juan José Trujillo y Luis Blázquez saludando ante una masa entregada. Nunca ví matar recibiendo a cámara lenta –con parón del toro en la mitad- como en el quinto. Nunca he visto a nadie matar tantos toros recibiendo. 

Tengo dos sabores, querido Manzanares, en el alma, el corazón y la boca. Uno es un blanco y negro inimitable que ya nunca comeré aunque lo he buscado, y no cejo, durante toda mi vida. Lo hacían en uno de los negocios de mi padre. Y otro un jamón en un pueblo que siendo de Sevilla, linda con Badajoz y Huelva : el Real de la Jara. ¿Hablamos de jamón? ¿No recordaba ayer en mi artículo de que empezaba la 2ª feria de Sevilla, dentro de las tres que, para mí, tiene la de abril, la del jamón de pata negra? Francamente no lo esperaba tan bueno. Se acabaron las penas. Esto es el toreo. Con unas cuantas como ésta, arrasábamos. ¿Quién se iba a atrever a atacarnos, salvo suicidas, malvados, locos o rotundamente retorcidos?

Manzanares : es la vez que mejor te he visto, superior a la del indulto del cuvillo  “Arrojado”. Has conseguido algo inaudito : mi mujer y mi hija viéndote por televisión en la madrugada, hasta las dos, sin protestar y entusiasmadas.

No sólo por ti, sino por tu gente : Chocolate, Barroso, Curro Javier, Juan José Trujillo y Luis Blázquez. El vídeo del 5º vale para que en todas las Escuelas de Tauromaquia sepan cómo se lidia y se banderillea. Qué explosión de Curro Javier con el capote, al que su matador hizo, naturalmente, saludar montera en mano por lidiar, como en el año anterior, algo que tampoco yo había visto nunca antes.

No es que le dieran cuatro orejas y una Puerta del Príncipe (por cierto, imposible más gente y más entusiasmo, parecía que salía La Macarena y perdonen esta falta de respeto hacia nuestra Madre), es que se mereció todo sobradamente. Toreando de verdad con capote y muleta. Cumbre también con la espada. A cámara lenta, limpio, largo, lento, templado. Sublime. Y llevado a hombros por jovencitos aspirantes a toreros. Qué estampa tan emocionante y reconfortante. Qué alegría  ver todo esto. Qué tarde. ¿Cómo no la voy a tener presente mientras viva? ¿Mejor en el 2º, mejor en el 5º?. Diferente y completo y entendiendo a los de Victoriano del Río, que contribuyó a la apoteosis.

Tarde de más emociones. Recibimiento espectacular y sentido a Padilla. Precioso su brindis a la hija de Pepe Cáceres, con un parche como él, y que tanto le ayudó. Profundo el de Manzanares a Ramón Vila. Y Yeyes Manzanares llorando, riendo, aplaudiendo, animando, diciendo olé desde el tendido. Y su padre, el gran Manzanares, con las lágrimas desde el burladero y ese abrazo fuerte e interminable entre estas dos grandes figuras del toreo.

Manzanares, Talavante, Padilla, Victoriano del Río, Chocolate, Barroso, Curro Javier, Juan José Trujillo, Luis Blázquez, plaza de la Maestranza, público de Sevilla, gracias.
Gracias alicantino-sevillano, figura de esto, Manzanares del Mediterráneo, gracias. Por tu música celestial, por tu ángel, por tu gloria, por tu toreo. Lo recordaré mientras viva.
***