la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

lunes, 23 de abril de 2012

SEVILLA: ¿Puede seguir así la Fiesta? / Por Por Juan Manuel Albendea




¿Puede seguir así la Fiesta?


Por Juan Manuel Albendea

Domingo, 22 de Abril de 2012.-
Después de la corrida de ayer y de las de otros días de esta feria –con la única excepción del bombazo de Manzanares- hemos de hacernos una serie de preguntas en relación con el futuro de nuestro espectáculo favorito. ¿La corrida de ayer era propia para ser lidiada en una plaza de la categoría de la de Sevilla? Evidentemente que no. Fue un encierro carente de trapío –alguno se tapaba con la cara- pero era propia de una plaza de tercera categoría. Y lo más grave es que se habían rechazado cinco ejemplares en el reconocimiento. ¿Cómo serían? Y otra pregunta: ¿no suelen ir los veedores al campo antes de comprar la corrida? ¿cómo es posible que acepten una cosa así?

Pero si el trapío fue muy deficiente, la casta también brillo por su ausencia. Me decía mi amigo Félix: estos toros transmiten menos que una radio galena. Después del esfuerzo que han hecho los servicios de la plaza para arreglar el ruedo que se encontraba en malas condiciones, vienen estos toros y lo vuelven a estropear pues se pasaron la tarde buscando petróleo.

Pero la pregunta del título, obviamente no se refiere solo a la ganadería de ayer, pues si todo el problema fuera ese, estábamos salvados. El problema está muy generalizado y lo estamos comprobando día tras día en esta feria. La suerte de varas es una suerte a extinguir. Es rarísimo que un toro tome dos puyazos. Lo generalizado es un puyazo y un picotazo, cuando no dos picotazos y a veces ni eso. ¿Cómo es posible que de pronto, en muy pocos años, toros de ganaderías que tomaban tres o más puyazos, ya no puedan aguantar ni dos? ¡Qué evolución hacia atrás tan vertiginosa!

Con el ganado de ayer tarde, toda la labor de los toreros, dotados, sin duda de la mejor voluntad, carece de valor. Obviamente los tres toreros estuvieron por encima de sus toros. Solo faltaba, que hubieran estado por debajo de esos animalejos. Una labor importante era mantenerlos en pie, pues unas veces perdían las manos y otras les fallaban los cuartos traseros. No es fácil matizar cual estuvo mejor, pues los tres torearon sobre ambas manos a unos toros de una sosería insoportable. Hay que ver, lo incómodo que resulta el tendido en una tarde como la de ayer.
  eran muy superiores a las de los toros.
Se devolvió el segundo que atendía por Víbora y fue sustituido por Envidioso, sin que demostrara tener más pujanza que su hermano. Rivera Ordóñez, que gusta y lo comprendo anunciarse como Paquirri, en memoria de su padre, estuvo en ambos por encima de sus enemigos y puso al primero tres pares de banderillas con bastante decoro.


Del segundo, lo más destacado fue el par de banderillas de Alcalareño. El Cid lo toreo sobre ambas manos a un toro que se cayó varias veces y lo miraba al citarlo. En el quinto, las series sobre ambas manos carecían de moción por las condiciones del toro. Se cayó un par de veces pese a que el de Salteras se daba paseos para que el toro se refrescara. Pues de El Fandi hay que recordar que recibió a su primero con una larga cambiada de rodillas y que en ambos toros estuvo por encima de sus oponentes, pero las faenas carecían de emoción. En los seis pares de banderillas que puso, le pasó algo similar. Sus facultades físicas

 Conclusión: la Fiesta no puede seguir así.
***
Sevillatoro.com