la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

jueves, 19 de abril de 2012

Perdones / Por Ignacio Ruiz Quintano


Enrique González Martínez, el de 
"tuércele el cuello al cisne"


Perdones 

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Madrid, 19/04/2012.- A falta de ideas, los españoles nos ofrecen pitillos, dejó dicho el indio Alberto Guillén, que anduvo hace cien años por España y se encontró con que “todos hablan mal de todos como alegres comadres”:

–Se despluman con grande habilidad y, sobre la ruina universal, ellos levantan su pendón.

Y ahí seguimos.

Torciéndole el cuello al cisne, que diría Enrique González Martínez (uno de los siete dioses mayores de la lírica mexicana).

Haciendo de la monarquía-república una cuestión de carnívoros y vegetarianos.

–Nunca pediré excusas en nombre de Estados Unidos –dijo el gran vegetariano George Bush padre–. No me importa cuáles sean los hechos.

España es otra cosa.

Somos como comadres que vivimos de la vida ajena a falta de la propia, decía Pérez de Ayala, que no había visto “Sálvame” ni ese periodismo bizarro que para arañar al Madrid araña aMourinho en el antifonario de Coentrao.

–Murmurando de todo. Ensayando el palillo de dientes en el nombre del amigo. Dando mordisquitos de ratón en…

Por Pérez de Ayala sabemos de las teorías de un sensual dieciochesco, Vázquez Mella, acerca del perdón seguro para los pecados con órgano frente a los de la inteligencia, más graves a los ojos del Señor.

Menos en España, donde todavía no hemos oído (pedir perdón) aCasillas, con quien la prensa sigue la máxima de Dumas con la Virgen: “Yo tengo –decía Dumas– dos opiniones de la Virgen: una para los periódicos y otra para los amigos.”


Ana Palacio, en cambio, pide perdón en inglés a Europa porque la culpa de tanta ruina laboral la tiene… Franco. “The dictatorship of General…”

***