la suerte suprema

la suerte suprema
Pepe Bienvenida / La suerte suprema

domingo, 22 de abril de 2012

FERIA DE SEVILLA: HASTA SIEMPRE FUNDI / Por Diego Martínez



HASTA SIEMPRE FUNDI
TOROS DE GARCIGRANDE
PARA EL FUNDI, MORANTE DE LA PUEBLA Y SEBASTIÁN CASTELLA

Diego Martínez
U.T.A.A.

Sevilla, 21/04/2012.-
JOSÉ PEDRO PRADOS “EL FUNDI”, se despedía esta tarde de Sevilla. Ya no volveremos a ver en nuestra plaza a un profesional del toreo como la copa de un pino que siempre se caracterizó por su integridad y por su entrega total en el marco de una tauromaquia de la que huyen muchos.

Y como no, también lo demostró esta tarde. Ante dos toros de un hierro comercial supo estar como siempre lo hizo. Con una entrega total y un dominio de la lidia en todas su fases, que algún compañero de paseillo de hoy bien pudiera haber tomado nota.

Tanto es así que esa banda de música “pueblerina” de Sevilla quiso obsequiarle con un pasodoble en su segundo toro en un momento de la faena de muleta que no merecía tal honor y allí surgió de nuevo la profesionalidad de EL FUNDI, cortando en seco las notas musicales. Este gesto le honra y queda patente cual es la personalidad de este torero. Que aprendan otros.
Hasta siempre José Pedro.

De los toros de Garcigrande, fueron rechazados siete de ellos en los reconocimientos previos. Uno por falta de peso y el resto por falta de trapío. Una vez más contemplamos que los que están en contra de la Fiesta están dentro de ella y no los que se manifestaban en el exterior de la plaza. Los que salieron al ruedo fueron todos de escaso trapío, terciados e impropios de plaza de presunta primera categoría.

MORANTE DE LA PUEBLA o la indolencia y apatía vestida de torero. Un recital completo de anti- profesionalidad, primero dejando que a su primero le zurraran más de la cuenta en el caballo y después pasando de la lidia del mismo, incluso para ponerlo ante los caballos, y todo ello porque en el capote le hizo un extraño y lo desarmó.
En su segundo volvió a mostrarse igualmente desangelado y sin ganas de acometer los escasos problemas que le planteaba el “novillote” que le correspondió en suerte.

Si CASTELLA no demostró hoy las causas por las que se anuncia cuatro tardes en el abono sevillano ante toritos de medio pelo, es posible que en las corridas que le quedan, si no cambia volvamos, a ver a un torero vulgar, sin fondo, que se deja tropezar los engaños, se coloca mal y exaspera a los públicos porque es incapaz de torear a medios toros que meten la cara y que le plantean ciertos problemas derivados de algo de casta.
***